Somos Guerreros, no prisioneros

 Somos Guerreros, no prisioneros

Los seres humanos somos una especie de oro pulido en fuego.

El Vigiador, Montecristi. – A pesar de las circunstancias de la vida, los afanes, las dificultades, las enfermedades; a pesar de tener el corazón entristecido por la pérdida de un ser querido, por la falta de compresión y el juicio de los demás; a pesar de todo eso, continuamos la carrera de la vida, como soldados en la batalla, dejando todos estos achaques detrás y enfrentamos la vida con un corazón quebrantado, pero fuerte y decididos a seguir adelante.

Por eso, llora, grita, caes, tropieza, entristece; pero enfrenta la vida de manera positiva, teniendo siempre en la mente que Dios es tu padre y hacedor, y tú el arquitecto de tu destino.

Cuando Dios quiere verte en un Palacio nadie podrá mantenerte en un pozo.

 

Por: Domingo Cruz Torres

Digiqole ad

Angel Marcelino

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: