Falleció Monseñor Agripino Nuñez Collado el gran mediador del país

 Falleció Monseñor Agripino Nuñez Collado el gran mediador del país

“Hay un vacío en el diálogo porque hay gente que está al margen”.

Monseñor Agripino Núñez Collado, la mayor autoridad del país en materia de diálogo, concertación y mediación, tiene varias observaciones a los responsables del diálogo convocado por el gobierno con una agenda de 15 temas. Considera que hay una especie de vacío con sectores que han quedado al margen, que está muy cargado de aspectos políticos y que el presidente debe designar una persona que le represente y haga los contactos previos a los encuentros.

Fallece monseñor Agripino Núñez Collado, asesor honorifico del Poder  Ejecutivo

“Hay un vacío, hay gente que está como al margen. Y yo creo que en estos casos hay que buscar la manera de que se pueda mirar el país más que los intereses grupales, ideológicos o políticos, hay que mirar el país, no sé si lo están haciendo”, observó. Al presidente Luis Abinader, del que es asesor honorífico, le recomendó que designe una persona para que opere a su nombre en ese proceso.

“El presidente lo está tomando como para él, pero creo que debe tener una persona para ese trabajo; una persona que entienda la importancia del diálogo, que esté identificada con los temas también y que en nombre del presidente pueda armonizar con los distintos sectores previo a los encuentros”, consideró Núñez Collado. Incluso dijo que el mismo en su calidad de asesor honorífico del presidente Abinader le recomendaría que designe una persona que lo represente en las consultas con los distintos sectores.

“Yo creo que está en buenas manos la iniciativa del presidente que él mismo está de lleno y hay que confiar en su liderazgo y su capacidad de comunicación, que la tiene, con los distintos actores y ha dicho recientemente que él no va a renunciar a eso, y eso es bueno para el país”, valoró el conocido mediador.

Núñez Collado fue el invitado a la Entrevista Especial de elCaribe y CDN,encabezada por el director de este diario, Nelson Rodríguez; la directora de CDN, Alba Nely Familia; el subdirector de elCaribe, Héctor Linares y las comentaristas de Despierta con CDN, Julissa Céspedes y Katherine Hernández.

A los moderadores de las conversaciones también les dio algunas puntualizaciones para que tengan éxito en la tarea. “Para que un diálogo tenga éxito no se puede limitar a las mesas de las reuniones, el que dirige el diálogo tiene que dedicar tiempo a los contactos personales previos porque eso puede ayudar a que la gente entienda, ceda, porque es más fácil una gente en un diálogo personal que en una multitud de gente”, insistió sobre lo fundamental que resultan los contactos previos a las reuniones para el éxito de una conversación.

De hecho, comentó que en más de tres décadas como mediador fue uno de los aspectos a los que dedicó más tiempo por la importancia que reviste. “Yo creo que el éxito de un diálogo, si se quiere lograr éxito, no es lo que se hace en esa mesa, es lo que hay que hacer previo a ir a la mesa, en los contactos personales, y a eso yo le dediqué mucho tiempo, con todas las partes, sobre todo con la que veía más agresiva y como menos interesada, no sé si eso se está haciendo, eso hay que hacerlo para lograr éxito”, sostuvo.

Dio otros consejos para quienes llevan la mediación de las conversaciones que se desarrollan en el Consejo Económico y Social (CES). “Modestia aparte, el interlocutor tiene que ser responsable y cuando tiene que echar una filípica, ustedes no saben cuántas filípicas yo tuve que echar en esos diálogos, a veces era con los empresarios y otras veces era con los sindicatos”, apuntó el religioso.

De esas tantas reprimendas que tuvo que dar durante 36 años que fungió como mediador de conflictos en el país, Núñez Collado recordó una en particular. “Cuando se estaba discutiendo el Código de Trabajo, un empresario se me presentó a la oficina y me dijo, bueno yo veo a la iglesia como parcializada, y le digo, parcializada con qué, a que ustedes están a favor de los trabajadores. Y para qué usted cree que se hace un Código de Trabajo, no es para los empresarios, es para los trabajadores, la parte débil, etcétera”, refirió. También contó que a los políticos ha tenido que dar sus reprimendas.

Actitud de políticos al diálogo

Núñez Collado estuvo en el centro de los grandes temas de debate nacional en la época de oro del liderazgo político que encarnaron Juan Bosch, Joaquín Balaguer y José Francisco Peña Gómez. Con cada uno de ellos le tocó lidiar para desatar nudos en diversas crisis. De Bosch dijo que, contrario a lo que se pueda pensar, siempre tuvo una actitud de apoyo incondicional al diálogo.

“Juan Bosch fue un hombre muy receptivo cada vez que se le habló y se le trató, no era actor directo, pero le daba luz verde a su gente, siempre había un contacto previo, naturalmente, y él decía quiénes eran las personas indicadas del partido, pero él fue, yo diría, un apoyo incondicional, se podría interpretar como que no, pero él tuvo un apoyo incondicional”, aseguró el religioso.

Sobre Peña Gómez, Núñez Collado comentó que tenía una actitud más complicada y que los representantes de la izquierda eran los más difíciles para lograr apoyos porque “a la izquierda le cuesta, le cuesta a veces”.

“El propio Peña Gómez en el diálogo del 1998 que ya el presidente era Leonel (Fernández) y que él no quiso participar, pero dijo que le daba luz verde a su gente los que quisieran. Pero imagínese, Hatuey (de Camps) de veces en cuando asistía pero como quien dice de cumplimiento, no fue la actitud firme de Bosch, que decía, fulano, fulano y fulano; él se mantuvo al margen pero tenía ese apoyo”, subrayó Núñez Collado.

Esas y otras referencias sobre la experiencia de Núñez Collado como mediador están contenidas en su libro: “Ahora que puedo contarlo, Memorias, tomo II” que puso ayer en circulación con la asistencia del presidente Luís Abinader y hoy lo hará en Santiago en el Hotel Gran Almirante de esa ciudad.

“Haití es peligro para el país”

Monseñor Agripino Núñez Collado valoró como positiva la decisión del presidente Abinader de no asistir a la cumbre del Clima para quedarse en el país por la gravedad que la crisis haitiana representa para el país. “Es una situación muy delicada porque esta gente no tiene ningún otro sitio para donde intentar salir, es hacia nosotros, la República Dominicana, y qué va a pasar si hay una avalancha, ahí están, hay fuerza militar, pero si viene la avalancha, van a disparar”, planteó Núñez Collado sobre la gravedad que los problemas del país vecino representan para el territorio dominicano.

Consideró que la comunidad internacional debe hacer caso al pedido del presidente Abinader e ir en auxilio de Haití. “Ojalá que la comunidad internacional haga caso a lo que está pidiendo el presidente, porque no es un problema ni para dejárselo a los dominicanos, ni a los propios haitianos que no tienen medio, y cómo va la situación ahí se puede presentar una hambruna, la gente cuándo está desesperada hace cualquier cosa; para ellos, el Puerto Rico de ellos, somos nosotros, y realmente es para que todos nos preocupemos y pedirle al señor que le dé luz al Presidente”, subrayó.

La peor crisis para el país fue la del 1994

Con conocimiento de causa, Monseñor Agripino Núñez Collado dijo que en el país ya se ha vuelto una costumbre que cada proceso electoral traiga sus propias crisis. Apuntó que todas las situaciones críticas que ha vivido el país la más difícil para la democracia fue la del 1994, que fue tensa antes, durante y después de los comicios de ese año. “Dos partidos tenían la mayoría de los electores, el PRD y el PRSC, y digamos que la institucionalidad estuvo en un hilo después de las elecciones cuando no se veía salida”, refirió. “No sabíamos cómo se iba a salir del impasse y el tiempo avanzaba; el cambio de gobierno tenía que ser el 16 de agosto y fue a principio de agosto que hubo una reunión”, recordó.

“Congreso debe aprobar proyecto de código penal”

Monseñor Agripino Núñez Collado dijo que el Congreso Nacional debe aprobar el nuevo Código Penal y no dejar al país huérfano de ese instrumento legal sobre todo porque ahora que hay nuevos delitos como los electorales y electrónicos. “No hay ningún instrumento legal para manejar esos delitos; usted sabe que cada quien defiende su responsabilidad, y la parte católica, evangélica y la que sea religiosa, es comprensible que defienda el derecho a la vida porque es un asunto innegociable para la iglesia, pero los legisladores tienen una responsabilidad con el país y deben buscar una manera de entenderse y romper el impasse”, instó el religioso. Sostuvo que es necesario que los congresistas puedan lograr un proyecto que ponga fin al impasse que ha estancado la pieza por 20 años.

Tradición de crisis
Parece que ya es una tradición que cada elección trae o ha traído sus propias crisis, incluidas la últimas del 2020”.

Acudiría a iglesia
Estoy confiando en el buen juicio del Presidente. Si él lo considerare necesario, en el algún momento, creo que acudiría, si quiere, a la iglesia”.

Fuente: El Caribe. 

Angel Marcelino

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: