El turismo dominicano: caída de ocupación, un comité de impulso y el optimismo de Collado

 El turismo dominicano: caída de ocupación, un comité de impulso y el optimismo de Collado

Santo Domingo. – El ministro dominicano de Turismo, David Collado, aseguró este lunes que en lo concerniente a la promoción de República Dominicana en el extranjero se ha conformado un comité, junto con el ámbito privado, que garantiza que cada centavo invertido es aprobado por todo el sector.

“Y podemos anunciar hoy que hemos renegociado todos los acuerdos privados que teníamos de promoción, que han traído como beneficio al país un ahorro de 700 millones de pesos en los primeros cien días de gestión”, indicó el funcionario, entrevistado por los periodistas luego de que presentara un informe detallado que recoge el trabajo de tres meses.

Informó que, adicionalmente, se ha logrado que con lo que se iba a gastar en el año 2020, eso sea extensivo hasta marzo de 2021, que es cuando termina la temporada de invierno, la más importante para República Dominicana, porque es la temporada alta en materia de visitantes extranjeros. “Nos sentimos contentos al ver que lo alcanzado por vía de la dirección que aprueba los proyectos el sector del turismo, que si se compara el tiempo comprendido entre 2008 y 2020, la aprobación que nosotros tuvimos en estos cien días da un promedio de 12 proyectos semanales, y el promedio de esos pasados 12 años era de seis proyectos semanales”, indicó Collado.

La “temporada alta” para el sector turístico -a la que se refiere David Collado- encontró este año 2020 una “antesala” menos preparada que en los diez u once pasados años, expresada principalmente en porcentajes de ocupación hotelera más bajos, como consecuencia de la llegada de menos turistas a República Dominicana.

Y así lo establecen los números oficiales, tomados de las estadísticas históricas del Banco Central. Por ejemplo, hoy lunes 7 de diciembre de 2020 la ocupación hotelera promedio es de 43.5%

Generalmente, la temporada alta está comprendida en un período que va de noviembre-diciembre de un año, a marzo-abril del año siguiente. Suele cerrar precisamente cuando concluye la Semana Santa. El hecho de que no se pueda establecer con certeza si la temporada alta inicia en noviembre o en diciembre, obedece a que eso está muy sujeto a la fecha de contrato de las reservas. La reserva más alta se realiza del 28 de diciembre de un año al 31 de marzo del año posterior, que es cuando los operadores aumentan sus asientos, capacidad aérea y frecuencias.

Para el caso dominicano, un elemento que tradicionalmente le suma a la temporada (para que sea alta) es que en los países emisores de turistas hay intensos fríos para esa época, mientras que en el caso local, el ambiente suele ser fresco. Por tanto, muchos extranjeros prefieren venir a vacacionar a este territorio.

Un “terreno bien preparado” para recibir la temporada turística equivale a decir -en el lenguaje beisbolístico- que el jugador que viene al bate encontró las bases llenas y, por tanto, tiene las posibilidades de empujar carreras, cuando conecta a la bola lanzada por el pitcher. Pero esta vez, el hecho de que el mundo esté seriamente afectado por la pandemia de Coronavirus (Covid-19) ha tirado por el suelo grandes aspiraciones, como la de alcanzar números altos en materia de recepción de visitantes extranjeros de naciones emisoras como Estados Unidos, Francia, Alemania y Canadá, entre otros, que siempre han visto en el suelo dominicano un país para pasarla muy bien.

Cuando en 2009 llegó el mes de noviembre, para iniciar y recibir la temporada alta, el nivel de ocupación hotelera era de 61.8% (de cada 100 habitaciones en los hoteles, 61.8 estaban ocupadas y solo 38.2 disponibles o vacías). En noviembre de 2010 la ocupación era del 65.7%. Y en el 2011 era del 68.3%.

En noviembre de 2012 de cada 100 habitaciones, 66.5 estaban ocupadas. En noviembre de 2013, el 72.7% estaba llena y en 2014 había un 74%. Al llegar la temporada alta de 2015 la ocupación hotelera era de 73.6%.  Y en 2016 había un 76.2% de ocupación.

En 2017, el terreno previo a la llegada de la temporada alta también estuvo “preparado”, con una ocupación hotelera del 73.7%. A la llegada de la temporada alta de 2018, de cada 100 habitaciones 74.3 estaban llenas. A octubre a octubre de 2019 el nivel de ocupación era de 55.1%.

República Dominicana trabaja de forma intensa, y según lo que permite la pandemia, para ir revirtiendo la situación negativa que se ha tenido. Las autoridades públicas y los representantes del ramo turístico no esconden el optimismo que tienen cuando abordan la cuestión.

El ministro David Collado dijo este lunes que se ha trabajado en Confotur, firmando acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en el plan de insertar y organizar las playas; se ha trabajado con la Dirección Nacional de Control de Drogas y se firmó con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) un proyecto importante para regeneración de playas.

“Ya iniciaron los estudios; el BID, con 400 mil dólares, con fondos no reembolsables y luego con un préstamo se va a trabajar en esa regeneración de playas con un costo de 70 millones de dólares. Ya el Gobierno va a depositar en el Banco de Reservas 2.8 millones de dólares y el sector privado tiene que colocar la misma cantidad, para iniciar el tema de las barreras para eliminar el sargazo de las playas en República Dominicana. Seremos uno de los primeros países de la región en dar término a esto… en eliminar el sargazo. Y pusimos en funcionamiento la planta de tratamiento de Las Terrenas, en Samaná, e iniciamos la carretera El Limón y la planta de tratamiento que también tiene más de siete años con problemas. La vamos a poner en funcionamiento en quince días”, indicó el ministro de Turismo.

Fuente: El Caribe

Digiqole ad

Angel Marcelino

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: